-¿También tú tienes sed? - le pregunté.
Pero no respondió a mi pregunta. Me dijo simplemente:
-El agua puede también ser buena para el corazón...

Comentarios

Entradas populares de este blog

tanto, tanto...

el frío no nos para

La educación como acto revolucionario