Bienvenida Primavera!

El invierno se hizo largo y difícil, y de las dificultades debiéramos haber salido más fuertes y más sabios. Si hoy nos sentimos cansados y débiles, entonces, por lo menos habremos aprendido que no somos omnipotentes, que no es poco.
Es hora de respirar profundo y sumarse a la ola de vida y renovación que nos trae la naturaleza.
Muchas cosas nos están esperando para empezar a florecer con nosotros.

Comentarios

Entradas populares de este blog

tanto, tanto...

el frío no nos para

La educación como acto revolucionario