Queridas amigas y amigos:


El nuevo año para el hemsiferio sur nace con cielo nublado. Le cuesta hacerse ver al sol. Pero está ahí, sabemos y sentimos que está ahí.

Viviendo una situación difícil en lo personal, con el telón de fondo de la gripe A, que mata pero no existe, sigo el mismo impulso de siempre: atravesar el fuego sin rodeos.

La vida tiene en sus ciclos estos tiempos de ocultamiento, la semilla que duerme en la tierra no está muerta.

A todos , ¡gracias! y ¡feliz día del amigo!

Comentarios

Entradas populares de este blog

tanto, tanto...

el frío no nos para

La educación como acto revolucionario